El 15 de agosto se celebra la festividad de la Patrona de la Iglesia Parroquial, Santa María de la Asunción y del Manzano. En este día del año 1638 y durante lo más crudo del asedio que sufría la Villa, los sitiados lo consagraron a celebrar la festividad religiosa, cantando Misa ante la imagen la Virgen de Guadalupe, que se había trasladado desde su Santuario al comienzo del Sitio, y todos, pueblo y soldados, confesaron y comulgaron.

Por ello, el 15 de agosto y con ocasión de la Misa Mayor, la Bandera de la Ciudad es trasladado desde la Casa Consistorial hasta la Iglesia Parroquial, en cuyo Presbiterio permanecerá hasta el día 8 de septiembre. Los Mandos que lo deseen asistirán a esta Misa.

Una vez finalizada la Misa Mayor, los Mandos celebran su tradicional reunión.