05/08/2019

Alarde Fundazioa Hondarribia muestra su enorme decepción y preocupación por no haber podido culminar el espacio de encuentro propuesto en febrero con el objetivo de rebajar la tensión y evitar se reproduzcan los lamentables y graves incidentes de la Calle Mayor.

Llevamos todo el año trabajando incansablemente en múltiples reuniones, emitiendo proposiciones y compartiendo nuestras inquietudes con una facilitadora contratada por el Ayuntamiento de Hondarribia cuya labor no era otra que la de favorecer el encuentro entre las partes invitadas por nosotros que recordaremos incluía a la asociación Jaizkibel, Juana Mugarrietakoa y el colectivo Hondarribiko Emakumeak.

En un primer momento y a las pocas horas de la publicación en prensa de nuestra iniciativa, la Asociación Jaizkibel emitió un escrito en sus redes sociales mostrando su negativa a participar en él. A los 4 meses, tras un comunicado que mostraba nuestra preocupación por la negativa de Jaizkibel y ausencia de respuesta por parte de Juana Mugarrietakoa, cambia de opinión y acepta participar en el encuentro. Juana Mugarrietakoa responde el pasado 28 de julio, 5 meses después, aceptando la propuesta.

Durante un mes y medio hemos trabajado en definir las bases del encuentro que en nuestra opinión no debieran haber sido insalvables:

  1. Circunscribir el conflicto a la Ciudad de Hondarribia siendo el Ayuntamiento el lugar de encuentro y el Alcalde testigo del mismo
  2. Reconocimiento de las 4 entidades convocadas, representadas cada una por 3 personas y otorgando 10 minutos para la exposición y propuesta de iniciativa
  3. Garantía de transparencia y seguridad para el relato y participantes, levantando acta con la transcripción literal del audio grabado en el encuentro.

Alguna de estas simples propuestas, sin darnos explicación alguna, ha sido sorprendentemente rechazada a media hora del inicio de la reunión prevista para hoy a la tarde a las 18h.

Lamentamos que todo el esfuerzo por fomentar la convivencia y evitar que se produzcan incidentes no sea aceptado. No será Alarde Fundazioa Hondarribia quien avive el clima de tensión.