23/01/2023

Este final de año nos deja una última buena noticia relacionada con el Alarde; la Compañía Pueblo acaba de publicar su libro. El autor ha sido Jose Mari López, con casi sesenta Alardes a sus espaldas. La compañía ha hecho entrega a Alarde Fundazioa de varios ejemplares y Jose Mari nos ha contado más sobre todo el proceso de escritura y publicación del libro. 

Imaginamos que, para animarte a hacer un libro sobre la compañía, tendrás un vínculo muy especial con ella.

Muy especial, sí. Llevo saliendo en la compañía desde el año 62, me parece. Es cierto que algún año suelto he fallado, pero poco más. Pensaba dejarlo después de la pandemia, pero tengo la suerte de que este año han salido cinco nietos en ella y me he reenganchado.

¿Algún recuerdo especial que te venga a la mente sobre tus vivencias en la compañía? 

Hay tantos recuerdos especiales… sería difícil escoger sólo uno. Recuerdo con especial cariño el año que mi hija salió de cantinera, pero hay muchos más. Además, al vivir en la Calle Mayor, hay momentos muy emocionantes que se viven ahí. 

¿Cómo surgió la idea del libro?

Estuve muchos años como secretario de la compañía y aunque no había mucha información, yo tenía muchas fotografías antiguas de la compañía. Por su parte, Fermín Auzmendi, ‘Miñi’, capitán durante 25 años, tenía muchas anécdotas e historias así que, durante la pandemia, pensamos que era un buen momento para juntarnos y con su ayuda, organizar y ordenar el material que teníamos.

Hice unos libritos con fotocopias, pero al no haber nada publicado sobre la compañía, pensé que podríamos hacer algo más profesional. Así nació este libro que hemos titulado “Historia y anecdotario de la Compañía Pueblo”, que recoge datos, anécdotas y fotografías desde el siglo XIX hasta 1999. 

¿Cómo fue el proceso de elaboración? ¿Ha resultado difícil?

Yo tenía un archivo importante, sobre todo de fotografías, ya que en su día fui pidiendo imágenes a cantineras y miembros de la compañía. Fermín ha sido el encargado de contarme las anécdotas e historias que han ido al libro. He intentado recopilar más fotos, pero la pena es que algunas no son de muy buena calidad. 

No me ha resultado muy difícil, la verdad. Aunque nunca he hecho algo así, ha sido un trabajo personal largo: redacté el texto, primero pasé las fotos a un libreto que hice en una copistería y a partir de esto, le di formato al libro. Y creo que ha quedado bastante elegante. 

¿Hay alguna cosa nueva que hayas descubierto o que te haya emocionado particularmente durante el proceso?

Cosas emotivas, muchas. Me viene a la mente un escrito que encontré, creo recordar que de 1828 aproximadamente, en el que se solicita volver a retomar la salida del Alarde, ya que había habido una prohibición de dos o tres años. Me resultó muy interesante. 

Imaginar a esa gente, en una procesión mucho más rudimentaria de lo que es ahora el Alarde, pero desfilando con la ilusión de ser descendientes del sitio de 1638, me parece emocionante. 

¿Qué se siente al tener por fin el libro terminado en tus manos?

Ha sido un trabajo que he hecho muy a gusto. Pero sobre todo es una satisfacción enorme ya que la gente puede enterarse de cómo ha funcionado durante tantos años la compañía.

¿Cómo puede la gente hacerse con un ejemplar del libro?

Ahora mismo, la única manera de conseguir el libro es ponerse en contacto con los mandos de la compañía. Ellos les explicarán qué hacer.